Breno Lopes fue elegido como el jugador del partido en la final de la Copa Libertadores tras anotar un gol histórico para Palmeiras. A los 99 minutos de juego, cuando todo indicaba que el encuentro ante Santos iría al alargue, definió de cabeza y le permitió al Verdao alcanzar la gloria eterna.

Por su gol, por su calidad y por el gran partido que disputó, Bridgestone lo eligió como la figura del encuentro.