Gustavo Gómez, capitán de Palmeiras, se lució en esta Copa Libertadores y sueña con levantar el trofeo de la competencia más importante de América. Disputó 12 partidos, anotó dos goles y realizó 15 quites exitosos. A sus 27 años está cerca de cumplir uno de sus sueños: alcanzar la Gloria Eterna. «Es un sueño, pero uno siempre trabaja por los sueños. Gracias a Dios con esfuerzo y dedicación, con ayuda del equipo y mi familia, voy logrando las cosas que me propongo. La idea de cuando vine a Palmeiras era eso, tratar de llegar a la final de la Libertadores», contó en un diálogo exclusivo.

En una entrevista única, Gustavo Gómez analiza cómo vive el Verdão la gran final ante Santos que se disputará este sábado en el Estadio Maracaná: «Estamos mentalizados, preparando de la mejor manera estos días, para poder encarar el partido con mucha seriedad». Uno de los dos equipos se quedará con el trofeo en Brasil y el defensor central ya sabe a quién le gustaría dedicárselo: «Quiero ser campeón para dedicarle el título a mi gente de Paraguay».